Miércoles, 26 de Enero de 2022

Mis amigos pobres

Por: José Juan Avilés Martínez

Hace unos días bajé al centro a comprar unas cosas que me hacían falta para mi trabajo y a realizar otros pendientes que tenía, en una esquina cerca de la plaza estaba ya el carrito de los tacos al vapor, por lo que aproveche para almorzar, estaba pidiendo cuando llegó una camioneta de modelo reciente, muy bonita, cuál fue mi sorpresa que se bajaron unos amigos de mi generación, un matrimonio que conozco desde hace ya unos veinticinco años, me dio mucho gusto verlos y saludarlos, ellos también se mostraron contentos y platicamos por un rato, me empezaron a contar de lo difícil que está la situación económica con esta pandemia, me dijeron lo apretado que se la están viendo ya que el trabajo realmente bajó mucho, yo los escuchaba y los entendía, ya que a mí también me habían reducido días de trabajo, ahora solo tenemos trabajo cuatro días lo que significa una merma en el salario, yo los escuchaba atento pero no les comentaba nada, ellos parecía que se estaban desahogando muy agusto, así que siguieron con su lista de calamidades, me dijeron que no sabían cómo le iban a hacer para los gastos de la huerta, que no tenían dinero, y de nuevo me puse en su lugar pues yo justo pasaba por esa falta de dinero, no sabía cómo iba a comprar el gas que se había terminado en casa, pero no les comenté nada, ya para terminar me contaron en confianza que estaba tan mal la situación económica que estuvieron a punto de cancelar sus vacaciones en Cancún, pero que no lo hicieron pues ya los niños estaban entusiasmados con el viaje, aunque no lo crean yo me volví a identificar con ellos porque yo iba también con la intención de cancelar un pastel que habíamos pedido para el cumpleaños de mi hijo, así que entendí perfecto lo que ellos estaban pasando, se despidieron y los vi partir en su lujosa camioneta, y yo me quedé pensando en mis amigos tan pobres.
Tristemente así nos encontramos con mucha gente que se queja de su situación sin pensar que hay gente pasando por verdaderos problemas, personas que no saben que les van a dar de comer a sus hijos, familias que no tienen para lo básico, y que no se quejan simplemente salen a trabajar duro para salir adelante, si tú eres de esos que se quejan te recomiendo que de vez en cuando voltees para atrás y veas que tienes mucho más porque agradecer.

Noticias relacionadas

Notaría Pública 90. Escrituración, poderes, testamentos  y litigios en general
Gasolinera Caltzontzin. Estación de servicio 00589 Casa de diseños exclusivos y vanguardistas en madera maciza. Muebles creados para durar generaciones.